25. ALBERTO

Se quedó de pie unos segundos mirando a Borja, muy serio. La cena con los amigos de Borja estaba siendo bastante entretenida, aunque Alberto no participaba mucho de la conversación. Carlos, Rafa y Borja hablaban de sus historias pasadas y de batallitas acerca de gente que él no conocía. Aunque la acidez de los comentarios…

Seguir leyendo

22. ALBERTO

Borja le había sorprendido invitándole a salir con sus amigos. Desde luego, Alberto ya no podía decir que su relación con Borja no avanzaba. Aquella misma mañana, Borja le había sorprendido invitándole a salir con sus amigos, y aquello le había provocado sentimientos encontrados. Por un lado, llevaba semanas diciéndole a Borja que quería dar…

Seguir leyendo

17. ALBERTO

«No nos pueden ver juntos. ¡Toda precaución es poca!» Alberto entró a la sala con las gafas de sol todavía puestas, como si fuera vestido de incógnito. Nervioso, y completamente cegado por la penumbra del lugar, tuvo que quitárselas para echar una ojeada a la sala de cine. No había moros en la costa: la…

Seguir leyendo

15. ALBERTO

«¡Escóndete en la habitación mientras yo le distraigo!» Extenuado. Alberto estaba extenuado. Dos polvos consecutivos con Borja. Dos, uno detrás del otro. Jamás en su vida había tenido tanta actividad sexual en tan poco tiempo, y la verdad es que la experiencia resultaba realmente excitante. Por una vez, Alberto se sentía atractivo, seguro de sí…

Seguir leyendo

13. BORJA

«Ya sabéis lo que opino al respecto. Esto de las relaciones monógamas está pasado de moda.» —Desde luego, Borja, tú nunca cambiarás… Carlos y Rafa, los amigotes de Borja, se hallaban tomando algo en el 100 Montaditos de la Plaza del Ayuntamiento junto a su amigo. Daban buena cuenta de un plato de patatas fritas,…

Seguir leyendo

6. BORJA

«Pienso pegar el último polvo con él. Ya sabes, el de propina.» La boutique estaba prácticamente vacía aquella tarde, por lo que Gisela y Borja no tenían demasiado trabajo de atención al cliente. Ambos compañeros se hallaban doblando una pila de prendas desechadas en la entrada de los probadores, mientras conversaban animadamente. —¡Madre mía, pero…

Seguir leyendo